GuidePedia

0


Cuando tienes un animal y le llevas al veterinario una de las preguntas que te hacen es, "¿qué le das de comer?". Muchas veces esta pregunta nos puede parecer un tanto absurda, pero existen casos, como el de estos gatos que os traigo hoy, que la respuesta iba a dejar como mínimo boquiabiertos a los veterinarios.

Garfield es el gato más gordo del mundo y aunque tenga nombre de dibujo animado es real. Pesa nada más y nada menos que 20 kg, es decir, tiene el mismo peso que un niño de unos cuatro años. Si tenemos en cuenta la fisionamía de estos animales, ¿cómo puede llevar este gato su día a día Prácticamente no se puede mover y tiene que tener cuidado de no encontrarse en su camino con obstáculos como cojines o escaleras.

Albóndiga es otro gato que no llega al punto del anterior pero que anda muy cerca. Su peso es de 17,2 kg, pero actualmente se encuentra a dieta para recuperar su movilidad y volver a tener la vida de un gato normal.

Las fotos de estos gatos nos pueden parecer irreales, incluso podemos pensar que están retocadas. El caso de estos dos gatos es algo insólito pero cierto.

Publicar un comentario

 
Top